Es compleja, sofisticada y arriesgada.

Redonda en boca con sabores muy interesantes: notas ahumadas, regaliz y jengibre. Tiene diferenciaciones gustativas que armonizan muy bien con la mayoría de las comidas. Por su estructura, soporta bien la intensidad gustativa de los platos, acompañando los sabores.