La unidad sale a 2,65€

Esta cerveza, también llamada Keizer Karel Goud Blond, está elaborada por la cervecería Haatch tomando como nombre el del emperador ese tan cervecero, que compartíamos (en nuestro caso como Carlos I) con Alemania y el resto del Sacro Imperio Romano Germánico. Nacido en Gante y por lo tanto, gran bebedor de cerveza.

De las cervezas que hace Haatch bajo esta denominación, hoy vamos a comentar la Blonde Dorée. Y claro, es rubia, como se podía esperar. Es más, es rubia dorada. ¿A que no te lo esperabas? La Espuma es blanca, compacta, pero no muy abundante.

El aroma es leve, frutal y especiado, con muchas notas de levadura belga. Y en boca es dulce, con sabores ricos a maltas, galletas y especias. El final es más seco, con ligeras notas amargas.

Vamos, que esta cerveza rubia de 8,5% ABV (ojo que no es moco de pavo) se puede beber bien en cáliz, y acompañar de pescados o tempuras vegetales, así como de quesos. Y come bien, que si no te emborracharás.